BLOG

Gecolsa es su gente

Gecolsa es su gente

Si no puedes contratar talento, desarróllalo, si no puedes desarrollarlo ni contratarlo, prepárate para tiempos difíciles.
-Lifeder.com.


Como en las colmenas y los hormigueros, las empresas son una construcción colectiva en la que todo el mundo participa, no hay esfuerzo pequeño y todo suma. Por eso la historia y el éxito de GECOLSA, no se podrían explicar sin los aportes que sus empleados han brindado a la compañía, y tal vez uno de los casos más admirables es el de Alfonso Jiménez, quien pasó una admirable trayectoria de 36 años en esta compañía, convirtiéndola así, en su segundo hogar.

Y es él, quien en esta oportunidad nos comparte desde su perspectiva, una parte de esta historia, la cual inicia el 11 de septiembre de 1968, cuando Alfonso, aun siendo muy joven ingresa a la gigante General Electric, que años después se convertiría en GECOLSA.

Alfonso ingresó en el año 68 aun siendo estudiante de la Universidad Central de la carrera de Contaduría, precisamente como auxiliar de contabilidad y gracias al interés por su trabajo, amor por su compañía, el deseo de estudiar, etc. Tuvo la oportunidad de pasar por cargos como analista, especialista, supervisor, hasta llegar a la gerencia de operaciones, la gerencia de contabilidad, de tesorería; tiempo después logró ser gerente de zona y finalmente terminó ocupando durante 9 años la Vicepresidencia Financiera y Administrativa.

"Ahí estuve con unos colegas inolvidables como Antonio Gómez y Héctor Bernal, todos ellos personas que recuerdo con mucha gratitud porque de una manera u otra también contribuyeron a mi formación" asegura.

Alfonso terminó su etapa en GECOLSA en el año 2002, sin que esto significará el fin de su carrea profesional, pues tiempo después empezó a trabajar con el Grupo de Energía, que entre otras cosas se gestó en GECOLSA, con la orientación y apoyo de Héctor y Carlos Felipe.

"Luego me llegó el momento de retirarme, y yo paso eso como una película desde el momento que entré a la compañía hasta cuando me retiré del grupo, y me parece que es un tiempo demasiado corto para todas las cosas que yo hubiese querido hacer, pero así es la vida".

El negocio que marcó la diferencia

Para Alfonso Jiménez, en los más de 30 años que pasó en la compañía, el negocio que marcó un verdadero hito en el desarrollo de GECOLSA, fue la minería.

"Este tuvo una transformación gigante a raíz que logramos meternos con los equipos Caterpillar en los proyectos mineros grandes como el Cerrejón, Cerromatoso, o los proyectos de Drummond, en los cuales logramos penetrar y ser realmente el proveedor favorito de ellos" señala Jiménez. Claramente por la magnitud de estos negocios, la empresa tuvo que invertir en una estructura de soporte de alcance mundial, que según Jiménez, no tiene paralelo en Colombia en materia de soporte.

La contribución de GECOLSA al desarrollo nacional

Es evidente que cada carretera, cada represa, cada hidroeléctrica, cada proyecto de gran envergadura agroindustrial o de cualquier clase, siempre ha tenido a los equipos Caterpillar de su lado, y junto con los equipos, el soporte de GECOLSA. Según Alfonso, "No hay un solo lugar en la geografía colombiana que donde no hay a un vestigio de que por ahí estuvo GECOLSA, por que los equipos Caterpillar están desde hace más de 90 años aquí en Colombia".

90 de innovación

GECOLSA al no ser fabricante de sus productos, no tiene mayor influencia con la tecnología que se usa para los equipos, sin embargo, indudablemente si le hace llegar al fabricante sus inputs sobre las cosas que están diciendo sobre los equipos.

En GECOLSA el tema de innovación tiene mucho que ver con la voluntad y el deseo de evolucionar. El cuestionamiento permanente de cómo hacer las cosas de la manera más eficiente, así esto implique no quedarse en la zona de confort.

"La innovación creo que va en darnos la oportunidad de preguntarnos si podemos hacer los procesos mejor, y que esa idea no se pierda en el tiempo con eso tendremos otros que celebren los segundos noventa años de la empresa".

¿Qué hereda GECOLSA de su gente?

Más que en un legado personal, es un legado que involucra equipos de personas, donde cada uno ha aportado una cosa u otra, de su experiencia y su conocimiento se me hace más sólido.

Jiménez recalca que por su parte quisiera que quienes trabajaron con él, ojala pudieran identificarlo como una persona entusiasta, con gusto por promover el cambio y las luchas por los objetivos propios y del equipo. "GECOLSA es el extraordinario recurso humano que tiene la compañía".

¿Cómo se promueve el recurso humano dentro de la compañía?

El sentido de pertenencia, tal vez una de las cosas más difíciles que hay en el trabajo de la gerencia, tiene que ver con el personal, escoger la persona adecuada con el entrenamiento, con el conocimiento, con la experiencia, ponerla en el sitio adecuado acorde con lo que sabe y conoce y luego generar la motivación, el amor por su trabajo, el amor por su organización, que le permita sentirse feliz y si se logra, se obtiene el resultado extraordinario que quieres de él sin duda.

En este proceso debe haber unas condiciones, es decir, decirle al empleado lo que se espera de él y así mismo darle las herramientas para que lo pueda lograr. También es bueno sentarse con él periódicamente y mirar el rendimiento y retroalimentar, todo con la intención de ayudarlo a hacer bien su trabajo y que pueda progresar en la compañía. Todo acompañado de la motivación salarial.

"…Porque si tú te encargas de entrenar a una persona, la llenas de experiencia y conocimiento, y luego no le quieres pagar lo adecuado y esta decide irse y tiene que volver a incurrir en los mismos costos para volver a entrenar otros, y esto se vuelve repetitivo".

Para concluir, Alfonso Jiménez, indica que si uno suma los años, las experiencias, los conocimientos, las cosas que se hicieron etc., ¡es toda una vida!, se siente satisfecho y feliz de que todavía la compañía tenga ese espíritu de progreso, que cada vez hace responder mejor a los retos y según él, es la ruta que debe seguir para que sobreviva otros 90 años más.

Comparte este artículo

Comentarios